Comunicado de Dom Paulo Beloto, bispo diocesano